PIO-PIO-PIO

Compartir en FriendFeed

Efesios 4,29 “no salga de sus bocas ni una palabra mala, sino la palabra que hacia falta y que deja algo a los oyentes.”  

Una señora estaba por entrar al quirófano, para someterse a una cirugía muy delicada del corazón, antes de la intervención dijo: pió, pió, pió.  Para bendición de ella la operación fue todo un éxito. Paso un tiempo y los médicos que la atendieron le dan de alta, no sin antes cuestionarla: -Señora por que usted antes de entrar a cirugía dijo: pió, pió, pió.
La mujer sonriente responde: 
-tuve la precaución de decir esto, ante la posibilidad de no salir con vida de la cirugía, dije esto para que ustedes no dijeran: se murió sin decir siquiera pió…

Además de decir pió, pió que otras palabras dijo  usted a lo largo de su vida
De nuestros labios: palabras vienen, palabras van, palabras escuchamos palabras decimos palabras.  Las palabras cuentan en el itinerario de nuestra vida.  

La escritura nos aconseja en efesios 4,29 “no salga de sus bocas ni una palabra mala, sino la palabra que hacia falta y que deja algo a los oyentes que no sea de bendición para nuestros oyentes.”  
Piense  por un momento cuantas palabras habla usted en un día,
¿1.000 palabras?   ¿Quizás 5.000?   ¿sera 10000?  Quien dice mi marido  habla 100.000 Palabras al día, no faltara la respuesta de el diciendo si yo hablo 100.000 ella habla  1.000.000 palabras al día, si  ella habla y habla todo el tiempo, si hasta cuando esta durmiendo se la pasa hablando. En fin mis queridos hermanos, el objetivo no es saber cuantas palabras usted habla, si no mas bien poder reflexionar, meditar y determinar cuantas palabras de las que hablo hoy, fueron buenas  cuanto de lo que hable hoy le sirvió de algo para el que me escucho.  Cuantas palabras fueron de ánimo, esperanza para mis ocasionales oyentes,  cuantas palabras fueron malas, vanas e inútiles.

Advertencia de La Palabra de Dios:
“Y yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de cualquier palabra inútil que hayan pronunciado.  Pues por tus propias palabras serás juzgado, y declarado inocente o culpable” (San Mateo 12,36-37)

Oración: 
              Señor Jesús te alabo, te doy gracias por esta advertencia que me haces, gracias por que a través de las sagradas escrituras me invitas a hablar palabras de edificación para la iglesia, Pero amado Jesús, tu sabes que la lengua que tengo muchas veces la he usado para decir cosas malas, Señor he maldecido muchas veces, de mi boca han salido palabras que han herido, destrozado el corazón, la vida de mis seres queridos y de  muchas personas, Señor te pido ¡Misericordia! ¡Perdóname!,  y te suplico en estos momentos que me hagas una cirugía espiritual en mi lengua,  Señor cambia mi manera de hablar, Saca en estos momentos el tumor maligno que lleva a mi lengua a proliferar palabras que luego me arrepiento haberlas dicho.  Señor creo en ti, confió en que a partir de hoy me darás, palabras nuevas, que serán para llevar Amor, Fe, y Esperanza a mi familia, a mis amigos, a la iglesia.  Gracias Señor por esta nueva oportunidad de hablar palabras de bendición para mis hermanos en la fe. Amen


Visitanos a la pagina web: www.mensajeconpoder.com

0 comentarios:

Buscar Mensajes :

Búsqueda personalizada