MAR DE AMOR

Compartir en FriendFeed

Esta es la alianza que pactare con ellos en los tiempos que han de venir, el Señor añade: Pondré mis leyes en su corazón y las grabare en su mente. No volveré a acordarme de sus errores ni de sus pecados. (Hebreos 10,16-17)

Los cristianos a lo largo de nuestra vida tenemos muchos enemigos que enfrentar, pero hay un enemigo que se camufla, se disfraza de diferentes formas para vencernos y derrotarnos.  ¿Cuál cree usted que es este enemigo?
El enemigo más traicionero del creyente es el PECADO, este aparece en el momento menos pensado y de la manera que menos se espera.
Un día el sacerdote en catequesis  pregunta a los niños:
¿Que hay que hacer para que el Señor perdone nuestros pecados?
Un segundo, tres segundos y nadie respondía. Hasta que  uno de los niños da una respuesta diferente a la que esperaba el padre. El niño responde:
-Lo primero que hay que hacer para que el Señor perdones nuestros pecados es PECAR,  padrecito primero hay que pecar…

Lo que dijo el niño  es cierto,  para que el Señor tenga que perdonarnos,  primero tenemos que pecar pero como todos han pecado alguna vez, o como dice la escritura: “Todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3,23) tenemos que ir al segundo paso que es el del ARREPENTIMIENTO, después de pecar viene el perdón si nos arrepentimos. Dios nos perdona y comenzamos a disfrutar de la infinita gracia y misericordia de Dios. Si usted  deja sus malas acciones y cambia de vida  puede estar seguro que se cumplirá en su vida lo que dice la escritura: No hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús (Romanos 8,1)

En este momento de su vida,  en los años que Dios le ha permitido vivir, no sé cuántos de ellos ha caído en las trampas y garras del pecado, lo que si conozco son las consecuencias que trae para nuestra vida el haber caído en la tentación.  Después de la caída viene el dolor,  las lagrimas por haber fallado,  el sufrimiento a causa de nuestros pecados nos lleva a decir como el salmista: 
Ten piedad de mi, oh Dios, en tu bondad por tu gran corazón, borra mi falta.
Que mi alma quede limpia de malicia, purifícame de mi pecado.
Pues mi falta yo bien la conozco y mi pecado esta siempre ante mi
Contra ti, contra ti solo peque.
Rocíame con agua y quedare limpio
Lávame y quedare más blanco que la nieve
Haz que sienta otra vez jubilo y gozo
No me rechaces lejos de tu rostro
Ni me retires tu espíritu santo
Dame tu salvación que regocija
Y que un espíritu noble me de fuerza… (Salmo 51)
Si usted ha pecado y su actitud ante su falta es esta, va por el camino que lleva al perdón, por que la conciencia es el sistema de alarma que Dios ha colocado dentro de nosotros. Alégrese cuando le cause dolor. Preocúpese cuando no lo haga. Si pecamos y no sentimos remordimiento ni pesar por ello es señal que esta alarma está fallando.

Para los que pecamos,  para todos los que fallamos y ofendemos con nuestras acciones a nuestro Creador,  la buena noticia es que la misericordia de Dios no se ha terminado,  el amor de Dios no se ha acabado por lo contrario el amor y la misericordia divina se renuevan cada mañana (Lamentaciones 3,22-23)

Los que miran telenovelas  conocieron el viernes 13 de noviembre  el desenlace final de la telenovela “Mi pecado” esta telenovela se caracterizo por mostrarnos  pecados  de todo tipo.  El lunes 15 la misma red de televisión comenzara a transmitir otra telenovela que lleva el nombre de “Mar de amor
En la telenovela de nuestra vida, si en este día  nos arrepentimos, si en este momento pedimos perdón a Dios, si confesamos nuestros pecados,  la telenovela personal “Mi pecado” llegara a su fin. Perdonados, purificados y lavados con la sangre de Cristo, comenzaremos a vivir otra telenovela llamada “Mar de amor”,   el mar de la misericordia divina,  arrepentidos navegaremos por las aguas de la gracia de Dios,  navegaremos por las corrientes de la gracia que conducen a las aguas eternas del: AMOR y la SALVACION. 

Recuerde la cita bíblica que leímos al comienzo,  en esta nos dice que El Señor quiere hacer una alianza con nosotros,  Dios quiere darnos una nueva oportunidad, el promete no acordarse mas de nuestros errores y pecados.  (Hebreos 10,16-17)

Oración de Perdón: Amado Señor,  hoy me dirijo a ti avergonzado por haberte fallado,  hago esta plegaria para pedirte perdón por mis faltas: “Ten piedad de mi, oh Dios, en tu bondad por tu gran corazón, borra mi falta. Que mi alma quede limpia de malicia, purifícame de mi pecado. Pues mi falta yo bien la conozco y mi pecado esta siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo peque. Rocíame con agua y quedare limpio. Lávame y quedare mas blanco que la nieve”
Gracias Señor por esta nueva oportunidad, gracias porque tu misericordia y tu amor  han renovado  mi vida, gracias por que hoy empiezo a vivir en el “mar de tu amor” Amen

Visitenos a la pagina web:  www.mensajeconpoder.com

0 comentarios:

Buscar Mensajes :

Búsqueda personalizada