DIOS NO SE OLVIDA

Compartir en FriendFeed

Autor: Adhemar Cuellar

2da Corintios 4,8-9 “Nos sobrevienen PRUEBAS de toda clase, pero no nos DESANIMAMOS.
Estamos entre PROBLEMAS, pero no DESESPERADOS, Nos PERSIGUEN, mas no estamos ABANDONADOS, Nos DERRIBAN, pero no nos DESTRUYEN”

El pasaje bíblico que hemos leído nos habla simplemente de  Problemas, pruebas y dificultades, pero San pablo afirma que  ante las pruebas no hay por que desanimarse,  ante los problemas no hay por que desesperarse.
¡Quien no quisiera decir e imitar estas palabras del Apóstol Pablo!
 Es difícil aceptar y creer esto cuando se está pasando por la tribulación, cuando estamos sufriendo, cuando hay dolor, enfermedad, y sobre todo problemas que no parecen tener solución creemos que  DIOS SE HA OLVIDADO DE NOSOTROS.

 Déjeme decirle que Dios no SE OLVIDA DE USTED, Él sabe que tenemos, problemas, Él sabe las luchas y batallas que libramos en este mundo, pero,  NUNCA SE OLVIDA DE SUS HIJOS.

Cierta vez,  un esposo  de nombre Jacinto, marca el  número de celular de su “amadísimo suegro” y le dice: - “Estimado suegro”, hace tanto tiempo que no nos vemos, por eso “su hija y yo” hemos decidido invitarlo a una cena muy especial.

Ya en la cena Jacinto, su suegro y su amada, platicaban amenamente,    lo anecdótico de esta cena era que Jacinto no paraba de elogiar a su esposa. Al dirigirse a ella lo hacia como 1, 000,000 de mujeres quisieran ser tratadas, Jacinto se refería a ella con  estas palabras: (después de 15 años de casados al menos es difícil escucharlas) -Mi amor, Mi vida, Mi reina,  mi Cielo, Tesoro,  Estrella, meteorito, Constelación , Bombón, azuquitar,  Dulzura, ternura, florcita, etc.
Su suegro, queda maravillado con tremendo “Yerno”  y pensaba para si,  “Este es mi yerno, mi hijo”

Terminada la cenar, la esposa intenta levantar los platos e implementos de la mesa pero Jacinto la detiene, con estas palabras:  ¡MI VIDA! No te molestes,  déjame a mí que yo me encargo de limpiar todo, y se va con los platos a la cocina. El Suegro, no se queda de brazos cruzados y se ofrece ayudar a su “queridísimo” yerno.

En la cocina, el suegro aprovecha para elogiar a Jacinto diciéndole:- ¡Que buen yerno tengo! La verdad que estoy muy orgulloso de ti, me agrada mucho que después de TANTO TIEMPO, la llames a mi hija con tanto cariño y palabras tan “románticas”. ¡Felicidades! Jacinto, muy nervioso le explica: -¡Sabe qué mi estimado suegro!, recuerda usted que le llamé a su celular y lo invité a cenar.  Lo hice fue para que usted me ayude,  porque si yo llamo a su hija por Reina, Tesoro, Cielo, Estrella, etc. etc. Lo hago  porque  han pasado ya 15 años de nuestro matrimonio  y yo  ¡LAMENTABLEMENTE no RECUERDO su NOMBRE,  lo he olvidado!

Hermanos y hermanas, ante tantos problemas por los que están pasando sus seres queridos puede ser que se hayan OLVIDADO de su nombre, se han olvidado completamente  de que usted existe
Es posible que aquellas personas en las que puso sus esperanzas le han dado la espalda y se HAN OLVIDADO,  de usted. Está tan triste por que se ha dado cuenta que TODO EL MUNDO SE HA OLVIDADO de su persona.

¡ANIMO!  No es así,  hay alguien  que no se  OLVIDA. “Sión decía: El Señor me abandono, mi Dios se OLVIDO de mi. Pero ¿acaso una madre OLVIDA o deja de amar a su propio hijo? Pues aunque ella lo OLVIDE, yo no te OLVIDARE. Yo te llevo tatuada en  las palmas de mis manos” (Isaías 49,15-16)

Las dificultades y problemas parecen vencernos y ahogarnos, pero es en estos momentos que debemos tener fe en aquella promesa:
“No temas, que yo te he libertado, yo te llame por tu nombre, tú eres mío. Si tienes que pasar por el agua, yo estaré contigo,   si tienes que cruzar  ríos, no te ahogarás, si tienes que pasar por el fuego no te quemarás, las llamas no arderán en ti. Pues yo soy tu Señor, tu Salvador (Isaías 43,1-3)

En estos momentos no sé lo que usted este pasando, no sé qué pruebas, tentaciones, sufrimientos, dificultades y enfermedades  estén con usted y en su familia, MAS LO QUE SI SE Y ESTOY SEGURO, es que DIOS NO SE HA OLVIDADO DE USTED, porque Ni el sufrimiento, ni las dificultades, pruebas, tribulaciones de toda índole,
Ni la vida, ni la muerte,
Ni los Ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales,
Ni lo presente, ni lo futuro, ni lo mas alto, no lo mas profundo,
Ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios.
¡NADA! Podrá SEPARARNOS, del amor de Dios
Por que en todo esto  SALIMOS  MAS QUE VENCEDORES,    Por medio de aquel que nos amó hasta el final y dio su vida por nosotros, Jesucristo el Señor  Gloria a Él. 



Visitanos a la pagina web: www.mensajeconpoder.com

0 comentarios:

Buscar Mensajes :

Búsqueda personalizada